Monthly Archives: octubre 2013

Marta + Pepe

 

 

Este fin de semana hemos estado en la Feria de Bodas “Las 1001 bodas” en IFEMA, Madrid, por eso he tardado un poquito en escribir un nuevo post.

Después de recorrer los más de 300 stands, hablar con gente que hace cosas muy bonitas, ver trabajos de compañeros del gremio y salir con una sobredosis de azúcar de ver tanta cosa dulce, rosa y romántica, el balance ha sido positivo. Hay mucha gente creativa en el mundo de las bodas, que hace cosas diferentes y cuidadas y eso se agradece. Me alegra ver como cada vez más, el cliente sabe lo que quiere, lo que busca y lo que no le gusta.

Las ferias temáticas tienen un peligro, la comparación. Peligro para los que no se reciclan, ni se preocupan en estar al día, en estudiar y en prepararse, los que no quieren aprender ni gastan un solo duro en mejorar. Suerte para los que, por el contrario, se nota que leen, se preparan, que se preocupan por la tendencia, compran revistas y libros, escuchan música, les preocupa la cultura en general que les ayuda a estar delante y lo ponen en práctica con maestría.

Como lo principal para mí es estar al día en mi trabajo, allá que me embarqué con mi prima Naiara (conocida como Pipri), también emprendedora del sector y grandísima diseñadora y decoradora de eventos, y nos fuimos para Madrid. Las tapas por Malasaña nos conquistaron, hicimos paradas por pequeñas tiendas de artistas que nos mostraron sus estupendos trabajos, compramos papeles decorados para nuestros diseños nuevos de álbumes personalizados (ya os los mostraré más adelante) y acabamos en La Central, fantástico espacio multicisciplinar de 4 plantas, librería, taller, tienda de objetos curiosos, de esos que no sirven para nada, pero que son imprescindibles en mi vida, y cafetería en su planta baja. Estuches, libretitas, agendas, bolis… ¡soy una cacharrera! lo reconozco, pero me encantan… Salí con un planificador de mesa por meses (para 2014) totalmente necesario para poder respirar, jejejeje.

También entramos en La Fábrica, en el Barrio de las Letras. La Fábrica es otra librería pero con editorial propia. Si no la conocéis echarle un ojo a todo lo que hacen, es maravilloso tanto el contenido como la encuadernación y maquetación. EL personal es encantador y la filosofía del lugar es fantástica. Te dejan tocar, leer, sentarte y pasar horas ojeando libros. Te invitan a hacerlo al entrar y hasta te abren los libros precintados para que los veas en condiciones.  Me llevé un interesante libro para mi colección.

Ha sido un fin de semana fantástico, aprendiendo, conociendo lugares y descubriendo cosas muy interesantes para la vida, que al fin y al cabo es lo importante.

 

Con Marta y Pepe también descubrí lugares interesantes como éste, el de su preboda.

Marta es como familia, sobrina de mi tía Espe y compañera de ratos de juego en “la huerta” desde pequeñas. Pepe es su novio de toda la vida, encantador y buena persona. Al principio no le hacía mucha gracia eso de hacer un reportaje previo de pareja, pero luego se soltó y ya veis el resultado. Son felices y eso se nota en las fotos.

Su boda iba a ser estilo Ibicenco, así que cogimos el concepto que querían: el mar, ropa sencilla y blanca, ambiente natural y desenfadado y amor en el aire.

Marta y Pepe, os agradezco haber confiado en mi, haberme dejado plasmar instantes a mi estilo, permitirme compartir con vosotros momentos tan felices y ser una más siempre. Pronto pondré un resumen de esa boda tan divertida.

Sólo me queda desear que vuestro peque venga bien, y que seáis siempre igual de felices que en éstos ratos.

 

Oli.

 

 

 

1 2 3 4 5y6 7 8 9y10 11 15 12 13y14 16 17 18y19 20 22 23 24 25y26 27 30 28 29 31 32 33 34y35 36 37

Tagged , , , , , , , , , , ,

Sandra + Alex (parte 1)

 

 

El mar.

Adoro el mar y lo que me cuenta. El mar habla, si está cabreado te lo dice, si está contento también. Cambia de color cual camaleón.

En mi familia tiene un significado aún más fuerte. Allí descansan los que más queremos, nos acompañan cada día y les pensamos en ese azul que tantas cosas buenas nos da.

El mar es tan agradecido que nos da de comer, nos aguanta en nuestros juegos desde pequeños y las basuras que en él vertemos.

Como dice la canción de Serrat, yo nací en el Mediterráneo y el que nace en el Mediterráneo sabe de lo que hablo. Siempre recordaré el olor a madera barnizada de El Club Náutico de Benidorm. Mis padres nos llevaban desde muy pequeños a pasar los domingos allí.

Benidorm tiene dos playas enormes y preciosas, pero nosotros íbamos a la playita del Club que era un trocito pequeño lleno de barquitas de pescadores, con reflejos del aceite y el gasoil en el agua y llena de pececitos y diversa fauna que se alimentaba de los restos del pescado que traían los pescadores.Nos encantaba bucear entre ellas y pasábamos horas viendo a los pececitos cerca de nuestros pies.

Pero lo más importante es que en esa playita nos juntábamos todos, los primos (bueno, las primas ya que primos sólo estaba mi hermano), tíos, familia y amigos del pueblo, els de tota la vida. Todos con nuestros cubos, palas, sombrillas y sillitas plegables de bajar al Club. Recuerdo que el tramo de las escaleras del Club a la orilla quemaba como un demonio. Corríamos como si nos persiguiera un león.

¡Qué días más auténticos y llenos de felicidad! Si había suerte llegábamos a casa con un montón de lapas cogidas con el Yayo en las rocas o algún erizo cogido con mucho cuidado. Si había muchísima suerte nos íbamos con el Tio Jacinto en la barca a pescar al curri… Esos días los tengo guardados con sal en la piel.

Me dio mucha pena que hiciesen la obra, el espigón nuevo y el nuevo Club. Está claro que era para mejorar pero echo mucho de menos los manguerazos congelados antes de subir, las escaleritas con maromas como agarraderas y el salón del dominó… Se llevaron los restos de nuestro sitio preferido pero nosotros aún conservamos sus fotos, sus olores y sus recuerdos.

A mi mar yo le llamo “caldo de culturas”. A veces pienso en todo lo que el mar ha vivido y todos los tesoros que guarda, desde batallas, rutas de mercadeo, galeones llenos de oro… ¡Buf! por eso le llamo “caldo de culturas”, él tiene la esencia de todas las que han pasado por la historia y retiene ese poso, cual caldo hecho a fuego lento en la olla de la Yaya.

 

Cuando Sandra y Alex me contaron que su boda sería en un lugar encima del mar, todo tan cuidado, tan bien decorado y con el mar como tema, me sentí como en casa. Con todo lo que me contaron me puse a pensar sitios y se me ocurrió una pequeña playa tranquila y dos posibles sesiones. Ésta es la primera, en la que el mar es el tercer protagonista.

Quiero agradecer a Sandra y Alex la confianza en mí, sois geniales y habéis dejado que pueda ser yo misma siempre en vuestras sesiones.

Espero trabajar muchas más veces con vosotros.

 

Oli.

 

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Tagged , , , , , , , , , , ,

Mayte + Julio

 

 

Para mi, los lugares son muy importantes.

Hay veces que tengo que viajar para hacer cosas distintas, pero viajo muy a gusto. Es muy importante que los lugares hablen, que signifiquen cosas para la pareja, que tengan un trocito de su historia personal para que se sientan cómodos en la sesión. Nada se escoge por que sí, si quieres que las imágenes lleguen, tienen que tener esa historia escondida entre las piedras, la yerba o lo que haya allí. Así que antes de montar una sesión me reúno con la pareja y les hago que me hablen de su historia, sus gustos, lo que suelen hacer juntos…

Cuando vi ese árbol en medio de un campo precioso y verde pensé ¡éste es! seguro que ahora me sale el conejo blanco con chaleco y reloj de bolsillo y nos metemos en su madriguera como le pasó a Alicia.

Las fotos cuentan historias y a mi me gusta mucho inventar, como si se tratase de un cuento, de ese cuento de príncipe y princesa con final feliz pero sin las perdices, que me da pena comérmelas.

Mayte y Julio me dejaron hacer, así que cogimos el coche y buscamos el lugar perfecto por su tierra para contar su cuento. Gracias chicos por ser tan amables, por llevarnos a lugares que enamoran en los que dan ganas de quitarse los zapatos y correr como locos prado abajo hasta caer rendidos ¡sois geniales!.

 

Volveré seguro.

 

Oli.
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 18

Tagged , , , , , , , , , , ,

Carol + Víctor

 

 

La fotografía es una droga. Una droga de las que crea adicción, pero una adicción buena (para todo menos para el bolsillo).

Yo empecé muy jovencita como fotógrafa de espectáculos, haciendo fotos a los turistas y vendiéndolas como recuerdo a la salida. Las cámaras eran de carrete, manuales, revelábamos en un cuartito minúsculo en el que cabíamos los 14 o 15 que éramos más el jefe, pero lo pasábamos tannnn bien… Muchas veces el carrete estaba caducado o se velaba y… ¡adiós fotos! Los turistas preguntaban pero no había nada que hacer.

Luego, en la carrera, escogí la asignatura de Fotografía 1, en la que nos explicaban fotografía analógica desde sus inicios, su historia, hacíamos fotos en blanco y negro y las revelábamos en el cuarto oscuro de bombillas rojas que apenas nos dejaba ver a más de un metro. Mi amiga Alexia y yo nos lo pasábamos pipa y con la excusa de hacer los trabajos de clase, faranduleábamos por Valencia y hacíamos de las nuestras.

Ya no hubo vuelta atrás. La fotografía me había atrapado, los líquidos de revelado me llevaban a otros mundos y no quería salir de ese cuartito oscuro en el que el blanco era rojo.

El año siguiente fue Fotografía 2, ésta vez digital. Mejoras el equipo fotográfico y lo poco que ganas en tu trabajo lo inviertes en lo mismo: EQUIPO. Terminas la carrera, te vas picando y si eres inquieta y te gusta estar preparada empiezas a ahorrar para hacer másteres en fotografía, muchas sesiones de moda, fotos con amigos, fotos a hijos de amigas, sesiones con modelos amateur que te piden intercambios, hasta que te das cuenta que queriendo (aunque muchos al principio creemos que es sin querer) tu mundo es la fotografía.

Realmente te has preparado para ello, te has leído mil libros sobre fotografía, has ido a mil cursos de edición de foto digital y cursos de iluminación pero nunca te consideras lo suficientemente preparada para dar el paso.

Pero si es tu destino, no te escapas.

Por eso quiero inaugurar los primeros posts de  mi blog con ellos, los amigos y familiares que confiaron en mí para sus momentos importantes. Sin vosotros y vuestro apoyo nada habría sido posible. Sois unos cuantos, así que iré colgando poco a poco pequeños resúmenes de las divertidas sesiones que hicimos hace tiempo.

Quiero empezar con Carol y Víctor. Después de reunirnos para ver localizaciones que fuesen con sus personalidades decidimos hacer un divertido paseo por el campo con mucho amor. En mis sesiones no fuerzo a las parejas, dejo que sean ellos mismos. Eso se transmite siempre y no me gusta lo irreal.

Carol y Víctor, millones de gracias por dejarme mirar vuestro día por el agujerito de mi cajita de crear, por permitirme traducirlo a mi idioma y por tratarme como una más de la familia. Pronto seréis uno más en vuestra familia, así que ¡enhorabuena chicos!.

GRACIAS

Espero que os guste.

 

Oli.

 

0p 1p 2p 3p 4p 5p 6p 7p 8p 9p 10p 11p 12p 14p 15p 16p 17p 18p

Tagged , , ,

La cajita de crear de Olivia

La cajita de crear, esa cajita que alberga recuerdos, sueños, ideas, todo lo que no queremos que caiga en el olvido, viajes, aventuras, momentos, el todo y la nada…

Hace un tiempo pensé que la mejor manera de presentar mi trabajo era un blog, un lugar donde expresar mis sentimientos con palabras y con imágenes, y en el que pudieseis ver mi pequeño mundo, en el que vivo y soy feliz, el que aparece dentro de mi cajita. Mi cajita de crear.

Por eso mi blog se llama así, “La cajita de crear”, mi cámara, la que siempre me acompaña, la que captura fiel cada instante que no quiero que se me escape y no sólo eso, si no que lo hace como yo le digo que lo haga, como yo lo veo y como yo lo interpreto. Ella trabaja junto con mis otras dos cajitas de crear, mi cabeza y mi corazón.

Cuando la mezcla es así, cámara, cabeza y corazón, pocas cosas pueden fallar. La pócima es infalible. Puede que no sea perfecto lo que salga, pero aporta lo más importante, FELICIDAD.

Voy a presentarme. Mi nombre es Olivia, Oli para los amigos, Gulbi para mi hermana, Aceitu para mi hermano, Olili para mi madre, Olivieta para mi padre, Oliveta para mi yaya, Pipri para mi Pipri y Doña Col para mi tío. Soy fotógrafa, diseñadora y un montón de cosas eclécticas heredadas de mi carrera, ya que al haber estudiado Bellas Artes, me interesan infinidad de cosas relacionadas con el arte, así que vivo por amor al arte.

Me gusta la música, los gatos, el cine, los viajes inesperados a donde sea,  hacer cosas bonitas con las manos, el mar, las hortensias, ponerle nombre a las cosas, el boniato, el número 23, ir a rastros a rescatar objetos, coleccionar cámaras antiguas y polaroids y pasar ratos largos con amigos que me cuenten cosas divertidas. Pero lo que más me gusta es ver a toda mi gente FELIZ. La Felicidad es muy importante, por eso adoro captar momentos felices.

Una vez, estando yo en octavo de EGB un profesor dijo en voz alta:

-A ver, el año que viene pasáis al instituto, os hacéis mayores y tenéis que empezar a pensar en el futuro. Os tocará elegir rama y tendréis que tener claro que camino seguir. Olivia ¿qué quieres ser de mayor?

Yo le contesté:

-No lo se Profe, sólo se que de mayor quiero ser FELIZ…

 

Y bueno, eso es lo que llevo haciendo toda mi vida, intentar trabajar en lo que me gusta y crear, crear siempre ¡adoro CREAR! Y por eso CREO del verbo CREAR, porque el CREO del verbo CREER lo llevo mal en éstos tiempos que vivimos, y como siempre digo (es mi frase)  “Si no crees CREA, si no CREAS cree”.

Hoy empiezo mi blog, así que os invito a formar parte de mi mundo. Os voy a ir enseñando mis trabajos, siempre intentando hacer cosas diferentes, desde mi humilde punto de vista y siempre acorde a lo que se me pide, con la esencia de a quién va dirigido el trabajo.

Pasar y poneros cómodos, estáis en vuestra casa.

 

Oli.